Escuela de Salud Pública

Iniciativa se desarrolla en pro de ambientes alimentarios saludables

Proyecto FONIS inicia trabajo territorial en la comuna de Peñalolen

Daniel Egaña Rojas, académico del Departamento de Atención Primaria y Salud Familiar de la Facultad de Medicina de la Universidad de Chile

Daniel Egaña Rojas, académico del Departamento de Atención Primaria y Salud Familiar de la Facultad de Medicina de la Universidad de Chile

Proyecto FONIS inicia trabajo territorial en la comuna de Peñalolen

En Chile, las cifras de obesidad son de las más altas del mundo y eso queda demostrado en la última Encuesta Nacional de Salud de 2017 la cual indica que más del 70% de la población presenta malnutrición por exceso. A su vez, en el caso de las personas de menos recursos o menor nivel educacional, la prevalencia de obesidad es mayor y los hábitos alimentarios son peores.

Los datos entregados por la Encuesta Nacional de Salud 2017, se suman a los ya entregados en la Encuesta Nacional de Consumo Alimentario 2010, la cual muestra que el 95% de las personas en Chile requieren cambios en su dieta. Los estudios de las causas de este problema han revelado que los determinantes sociales, tales como el nivel socioeconómico y educacional, el género y la cultura entre otro; y las características de los ambientes alimentarios, son factores determinantes de la conducta alimentaria, incidiendo en las decisiones de compra y consumo, y por lo tanto determinantes también del estado nutricional de las personas.

En este marco es donde se inserta el proyecto FONIS SA20I0004 “Evaluando ambientes alimentarios desde el hogar: una contribución a las políticas locales", que consiste en traducir y adaptar a la realidad chilena un instrumento para evaluar la percepción de los ambientes alimentarios.
Tal como señala el antropólogo Daniel Egaña Rojas, integrante del Grupo Transdisciplinario de Obesidad de Poblaciones de la Universidad de Chile (GTOP) y académico del Departamento de Atención Primaria y Salud Familiar de la Facultad de Medicina de la Universidad de Chile “el objetivo de este proyecto es evaluar diferencias en la percepción del ambiente alimentario entre hogares de barrios de alto y bajo nivel socioeconómico para recomendar políticas locales. En este sentido, el instrumento va a ser validado y luego aplicado durante el 2022 en dos comunas de Santiago que son Macul y Cerro Navia. En tanto el piloto del proyecto se iniciará prontamente en la comuna de Peñalolen”.

Según explica el investigador “esperamos encontrar que existen diferencias en la percepción del ambiente alimentario entre hogares de barrios de alto y bajo nivel socioeconómico. Se piensa que los datos obtenidos permitirán generar información que posibilite evaluar y adecuar las políticas e intervenciones locales y desarrollar nuevas recomendaciones basadas en evidencia”.

El proyecto que fue adjudicado en la convocatoria 2020, por motivos de la pandemia no pudo iniciar su desarrollo sino hasta marzo de este año y actualmente se encuentra ad portas de la fase de validación que consistirá en la aplicación del instrumento a 200 familias en dos ocasiones distintas.

El equipo de investigación de “Evaluando ambientes alimentarios desde el hogar: una contribución a las políticas locales" es un grupo de trabajo multidisciplinario, que además de Daniel Egaña lo conforman Lorena Rodriguez Osiac (médica) y Rodrigo Villegas Ríos (bioestadístico) ambos de la Escuela de Salud Pública, Patricia Gálvez Espinoza (nutricionista) y Paulina Molina Carrasco (nutricionista) profesionales del Departamento de Nutrición, Álvaro Besoain Saldaña (kinesiólogo) del departamento de Kinesiología y de la Municipalidad de Cerro Navia, y Francisca Muñoz Espinoza (enfermera) de la Municipalidad de Macul.

Verónica Zúñiga, Comunicaciones Escuela de Salud Pública

Martes 7 de septiembre de 2021