Buscar noticias

Por título o palabra clave

Compartir noticia:

Escuela de Salud Pública

Las listas de espera que hay actualmente son reflejo de que con el plan AUGE se redistribuyó la resolución de prestaciones, pero no se está atendiendo a más gente.

Estudio del académico Rony Lenz

Prof. Rony Lenz

Estudio del académico Rony Lenz concluye que las listas de espera que hay actualmente son reflejo de que con el plan AUGE se redistribuyó la resolución de prestaciones, pero no se está atendiendo a más gente.

En cinco años, aumentaron recursos, personal y sueldos en hospitales, pero no las atenciones.

Estudio del académico Rony Lenz concluye que las listas de espera que hay actualmente son reflejo de que con el plan AUGE se redistribuyó la resolución de prestaciones, pero no se está atendiendo a más gente.

En 2005 se puso en marcha el plan AUGE, uno de los mayores cambios de la última reforma a la salud chilena que reordenó el sistema sanitario. El AUGE se planteó para dar prioridad a las atenciones con mayor carga de enfermedad en el país y otorgar a los pacientes garantías de acceso, oportunidad, calidad y protección financiera para atenderse una serie de enfermedades.

Antes de su implementación, ya había quienes planteaban que el sistema público no sería capaz de garantizar los problemas de salud priorizados y que, además, habría prestaciones de primera y segunda clase: para tratar de cumplir con las atenciones AUGE, se descuidaría al resto.

Más de una década después, un estudio analizó cómo la implementación del AUGE impactó en el funcionamiento del sistema público en su conjunto. El documento muestra que si bien aumentaron los recursos para el sector, la productividad se estancó.

El análisis fue hecho por el académico de la Escuela de Salud Pública de la U. de Chile y director de postgrado del Instituto de Salud Pública de la U. Andrés Bello, Rony Lenz. Los datos recogidos por el ingeniero comercial muestran que entre 2005 y 2014, el gasto total en seguridad social creció a un promedio anual de 9,1%, pasando de $3 billones a $6,6 billones.

Pero además hubo un aumento de la dotación de recursos humanos en los hospitales y de los sueldos de ese personal. Solo entre 2011 y 2015, la dotación de médicos creció 22,8% y la de otros profesionales de la salud, 14,3%. En el mismo período, las remuneraciones se vieron reajustadas en 23,5% y 9,8%, respectivamente.

"Con más médicos y mejor pagados, uno pensaría que la productividad en los hospitales aumentó, eso sería lo lógico. Pero los números dicen otra cosa", afirma Lenz. En cinco años, la cantidad de procedimientos y cirugías bajó, y solo los exámenes de diagnóstico aumentaron de manera importante (26,3%), aunque el experto dice que "esas son prestaciones que no resuelven problemas de salud, solo conducen a otra atención".

Con todo lo anterior, el académico concluye que la productividad total del sistema aumentó a un ritmo de 1,3% anual entre 2011 y 2015. Pero si se descuentan los exámenes diagnósticos, esta cae 3,8% promedio por año. Y la eficiencia del gasto, medida en atenciones hechas por cada peso gastado, cae 3,9% anual si se consideran todas las prestaciones, y si se sacan del análisis los exámenes, entonces la caída es de 8,7% anual.

"Eso es lo preocupante. En el fondo, la reforma no significó una expansión de las atenciones. El AUGE solo las redistribuyó de acuerdo a las prestaciones priorizadas. Y si la demanda sigue creciendo, porque sabemos que la población está más añosa y enferma, pero la producción se mantiene, entonces aparecen las listas de espera. Ese es el indicador de que esto está funcionando mal", dice Lenz. Actualmente, hay 1,9 millones de atenciones en lista de espera por atenciones no AUGE.

Debilidad del sistema

La diputada independiente Karla Rubilar celebró que "exista un estudio que confirma lo que creíamos: el aumento de presupuesto y las mejoras de condiciones laborales no han redituado en mejoras en la atención". Añadió que "eso se debe a que este gobierno renunció a hacer gestión, decidió mantener el status quo . Este es el tremendo desafío que tiene el próximo gobierno, que las mejoras lleguen a las personas".

Su par del PS Juan Luis Castro, quien como presidente del Colegio Médico se opuso al AUGE antes de su implementación, afirmó que "esto revela las debilidades de un modelo de atención basado en el AUGE que trajo problemas como listas de espera o formación de sociedades de médicos que no permiten aumentar la actividad institucional y venden sus servicios a los hospitales a un mayor precio".

''La reforma no se tradujo en más atenciones para la gente. Eso tenemos que discutirlo en las futuras políticas públicas".
RONY LENZ
Académico U. de Chile y U. Andrés Bello

''A futuro, yo solo le daría más dinero al sistema de salud si es que aumentamos la productividad de los hospitales".
JUAN LUIS CASTRO
Diputado PS


Casi 13 años del plan AUGE

Diseño. La idea original era que el plan tuviera 56 problemas de salud garantizados, pero que se llegara a ese número de manera progresiva. Con ese horizonte se proyectó el funcionamiento del sistema.

Implementación. En julio de 2005 comenzó a funcionar el plan AUGE con 25 patologías. Al año siguiente estas subieron a 40 y en 2007 se alcanzaron las 56 originalmente planeadas.

Aumento. La ley dice que cada tres años se debe hacer un nuevo decreto que actualice las coberturas AUGE. Cuando se hizo el de 2010, se sumaron 13 males, llegando a 69 en total.

AUGE 80. En 2013 se sumaron otras 11 enfermedades. Solo en el decreto de 2016 el Gobierno decidió no sumar más patologías, sino corregir errores o mejorar coberturas ya existentes.


Emilio Santelices: "El primer test de la blancura lo vamos a tener que dar por la vía de la eficiencia"

El futuro ministro de Salud, Emilio Santelices, coincide con el diagnóstico hecho por Rony Lenz. Ayer, en una entrevista en el programa "Mi Salud, Mis Derechos" de Radio Cooperativa, donde compartió con la directora de Fonasa, Jeanette Vega, el próximo secretario de Estado dijo que "en la última década, el presupuesto de Salud se ha incrementado anualmente cerca de 10%. Lo dramático es que, a la luz de los resultados, este incremento no se ha visto asociado a mayor acceso o mayores coberturas y prueba de ello es la lista de espera".

Por lo mismo, y pensando en su próxima gestión, Santelices sostuvo que "el primer test de la blancura lo vamos a tener que dar por la vía de la eficiencia".

Añadió que "las listas de espera van a existir siempre (...) lo importante es que las esperas sean razonables" y no pongan en riesgo la salud de las personas.

En otros temas, Santelices dijo que las isapres "cumplieron un ciclo" y que el próximo gobierno hará una reforma "más temprano que tarde" y que su administración sumará 1.500 nuevas camas en la red hospitalaria.

El mismo viernes, la ministra de Salud, Carmen Castillo, se reunió con Santelices y le propuso llevar una agenda de trabajo para el traspaso desde el 1 de marzo.

El Mercurio

Miércoles 31 de enero de 2018

Compartir:
http://uchile.cl/sp141207
Copiar

Enviar

Nombre Destinatario:
E-mail Destinatario:
Su nombre:
Su e-mail:
Comentarios: