Buscar noticias

Por título o palabra clave

Compartir noticia:

Escuela de Salud Pública

Investigación ESP indaga incidencia y sobrevida por infarto agudo al miocardio en Chile

Im 01

El objetivo del proyecto es evaluar cómo es la sobrevida de los pacientes que han sufrido un infarto durante la última década y ver si ésta tiene relación con el sexo, edad y nivel socioeconómico de las personas. Estos antecedentes servirán para la Estrategia Nacional de Salud 2011-2020.

“Lo interesante de este proyecto es que estamos trabajando con todos los casos de infarto que han ocurrido en Chile en la última década. De esa forma, nos aseguramos que los resultados sean representativos de lo que ocurre en nuestro país”, señala la académica Carolina Nazzal, jefa del Programa de Epidemiología de la Escuela de Salud Pública UCh e investigadora principal del proyecto.

El estudio Tendencia de la incidencia y sobrevida por infarto agudo del miocardio en Chile, 2000-2010: análisis por edad, sexo y nivel socioeconómico “evaluará cómo es la sobrevida de los pacientes después de un año que han tenido un infarto; analizará si se relaciona con factores sociodemográficos y pretende identificar cuál ha sido el efecto del ingreso del infarto al AUGE, que es una política muy relevante de la reforma de salud chilena y, en ese sentido, será una evaluación de una política pública”, indica.

Agrega: “hay que recordar que el infarto es la segunda causa de muerte en Chile, tanto en hombres como en mujeres. Por tanto, hablamos de una patología que es tremendamente importante en términos de carga de morbilidad y mortalidad para el país y todos los esfuerzos que uno pueda hacer para identificar grupos de mayor riesgo van a ser importantes para la autoridad de salud”, enfatiza.

Respecto a la recolección de información menciona “estamos trabajando con las bases de los egresos hospitalarios, tenemos los casos que han sido hospitalizados por infarto en todos los hospitales del país y lo que hacemos es unir la información de egreso hospitalario con las bases de mortalidad. De tal forma podemos saber en qué momento una persona ha fallecido. El trabajo de unión de ambas bases lo realiza el personal del Departamento de Estadísticas e Información en Salud del MINSAL”.

Continúa: “lo más destacable es poder identificar si hay grupos más vulnerables, ya sea según sexo, edad o nivel socioeconómico. Ya sabemos que las mujeres, las personas de posición socioeconómica más desfavorable y quienes tienen más edad presentan mayor mortalidad. Gracias al estudio podremos identificar, o tener una idea, sobre si el ingreso del infarto a la cobertura Garantías Explícitas en Salud (GES) ha aumentado la sobrevida de los pacientes con infarto. Es decir, vamos a poder evaluar si esta política ha tenido un efecto en reducir las brechas existentes según grupos, por ejemplo, de distinto nivel socioeconómico.

En relación a las causas por las cuales los grupos de menor nivel socioeconómico están asociados a mayor mortalidad por infarto, la profesora Nazzal dice que los motivos son complejos, “por una parte se debe a facilidades de acceso a atención médica, pero por otro a condiciones de vida de las personas, que tiene que ver con alimentación, estrés, redes de apoyo, condiciones de vivienda, barrio, etc. Es decir, hay muchos factores que influyen en que un paciente pueda tener una mejor sobrevida después del infarto, además de la atención médica. Asimismo, con el estudio vamos a poder identificar si hay comunas que tengan un patrón distinto a otras y que uno pueda decir aquí hay algo que tiene que ver con el nivel socioeconómico”, adelanta.

Por qué esta investigación

Respecto a cómo se gestó este proyecto, la académica Carolina Nazzal señala que “partí haciendo investigación sobre el infarto al miocardio, he participado en estudios anteriores con el Registro Chileno de Infarto Agudo del Miocardio de la Sociedad Chilena de Cardiología y Cirugía Cardiovascular, con sobrevida a uno y cinco años, y hemos identificado patrones relacionados con mayor mortalidad, por ejemplo las mujeres, al igual que las personas de menor educación, pero ahora queremos dar un salto y analizar todos los casos que llegan a ser hospitalizados. Buscamos desarrollar un estudio que sea representativo de la realidad nacional, a diferencia de lo que hemos podido hacer antes, en que hemos trabajado solamente con una muestra. Ahí radica el impacto que va a tener el estudio”.

Sobre el desarrollo del proyecto menciona “ahora estamos terminando de armar la base de datos para comenzar a hacer los análisis. Llegar a una base de datos de estos 10 años de egreso hospitalario ha sido un trabajo de 6 meses. El estudio comenzó en enero de 2014 y estaría listo en abril de 2015”.

La investigadora indica que “esta información va a ser relevante para el Ministerio de Salud, porque va a servir de línea base para analizar cómo ha evolucionado esta problemática en la década 2011-2020, ya que nosotros estamos haciendo la evaluación de la década anterior”. Asimismo, “el estudio va a ser un insumo para la evaluación de la Estrategia Nacional de Salud 2011-2020 y va a ser interesante para la autoridad de salud en el sentido de poder identificar los grupos de mayor riesgo, en donde se van a poder concentrar mayores esfuerzos, ya sea en términos de acceso a atención médica y/o considerar algunas de las variables socioeconómicas que nosotros pudiésemos identificar como propensas a mayor riesgo”.

Viernes 25 de julio de 2014

Compartir:
http://uchile.cl/sp103443
Copiar

Enviar

Nombre Destinatario:
E-mail Destinatario:
Su nombre:
Su e-mail:
Comentarios: